GlobalEthik

  • Liderazgo ético
  • Aliado del Wittenberg Zentrum für Globale Ethik
  • Una iniciativa para encausar la contribución de México a una ética global

Durante el diálogo entre Dietrich Genscher, ministro de relaciones exteriores de Alemania y Andrew Young, embajador de los EEUU en la ONU, que tuvo lugar a raíz de la caída del muro de Berlín, surgió la idea de fundar una institución de pensamiento y desarrollo ético de alcance global, con la consecuente misión de generar un enfoque de ética, capaz de ofrecer a los líderes del mundo, principios en esta materia, que facilitaran el entendimiento y el comportamiento correspondientes a un sentido de justicia, respeto, honestidad y solidaridad en el ámbito de su interacción, que fuera promotor de la paz.

 

Esto dio motivo a que en el año de 1998 se fundara el Centro de la Ética Global de Wittenberg, “Wittenberg Zenter für Globale Ethik”, WZGE. Su misión central, la construcción de una institución con objetivos basados en la reflexión, la investigación, y finalmente, la elaboración de propuestas de principios éticos, aceptables a lo largo y ancho del globo, para lo cual se generó un enfoque del tema, sustentado en la ciencia pura, con el cual se asegure su validez y legitimidad en otras localidades del planeta. Se propuso además, considerar y apoyar la implementación real de estos principios, en los campos de actividad humana, y contemplar en particular con énfasis la economía y la empresa.

 

La experiencia de este enfoque y la trayectoria de esta institución, caracterizada por sus buenas prácticas, nos ha despertado la inquietud de fundar un centro homólogo en México, con el apoyo moral, filosófico y científico del WZGE, con fines que incluyen la investigación, la reflexión, la difusión y el desarrollo de principios universales de ética y el desarrollo de métodos para su implementación práctica, así como la interiorización de este pensamiento en la vida cotidiana y profesional de líderes y tomadores de decisión. Se trata de fortalecer sus bases para que encuentren caminos más certeros y sostenibles en los ámbitos de sus responsabilidades personal y social, en los campos ya mencionados en los que ellos actúan. Al mismo tiempo, se abra la oportunidad para que este esfuerzo también mantenga su perspectiva original de efectividad y globalidad, tanto en lo referente a la integralidad de la visión ética, por un lado, como por el otro, en su aplicabilidad en la diversidad de campos de actividad internacional, en todo el globo.

 

La noción de ética global mantiene la idea de una reflexión, que considera y atiende la necesidad de crear un campo parejo de interacción entre todos los que participan en un ámbito concreto, como pueden ser la economía, la política, la diplomacia, etc. Espacios en los que ayuda que el campo y las reglas del juego sea claramente comprensible y reconocible. Es igualmente importante en el logro de este esfuerzo, que además de convincente, sirva de impulso a la acción y les dé orientación a las decisiones de los líderes, para que éstas se realicen preferiblemente con visión de largo plazo y se potencie así, un sentido de sostenibilidad, tanto en las instituciones y sus interacciones, como en cuanto a la realidad entera. A raíz de la congruencia de estos elementos, se crea certidumbre y con ello un sentido de confianza.

 

La confianza, particularmente la colectiva, es el elemento subyacente a la vida social, que define a la vez la calidad de la convivencia y la posibilidad de desarrollo de la misma sociedad. Es el factor que anima la colaboración, enriquece y magnifica la fuerza y el resultado de la acción conjunta que, con visión de largo alcance, genera bienestar, prosperidad y sostenibilidad. La confianza es entonces, el elemento fundamental para dar calidad a la vida humana y a su acción y comienza con la reciprocidad, como primera forma de colaborar. Presenta a la postre infinidad de formas complejas de realización para lograr sus beneficios. Por este motivo la confianza es el activo social de mayor efecto en el desarrollo social integral. Este es el motivo por el que la confianza requiere siempre estar presente en el contexto personal y social. Para lograrlo es necesario invertir en ella, de manera que exista en los ámbitos de actividad y convivencia y así, se mantenga vigente. Este es el mejor esfuerzo que se pueda realizar para generarla, cultivarla y sostenerla en la realización de cada acción para facilitarla.  La confianza lubrica la acción y la realización de las expectativas de resultados esperados, el cumplimiento de objetivos y de su sostenibilidad. Es un factor fundamental para posibilitar el futuro.  

 

El propósito de la creación de un centro de la ética global en México es tener a la mano la promoción del desarrollo de una consciencia para la práctica ética cotidiana en el pensamiento y la acción y para que su efecto sea impulso visible en la promoción de la justicia, la prosperidad en las comunidades y como medio para la acción en el largo plazo. Lo es igualmente el propósito de colaborar con WZGE y otras instituciones para el diseño de una noción ética efectiva en su aplicación y que sus resultados tengan la capacidad de cruzar fronteras críticas de la vida: la religión, la política, la cultura y también las ideologías. La noción de una ética cercana y familiar, por sus elementos comprensivos por la ciencia y alejada de elementos divisorios, tiene posibilidades de vencer los obstáculos para una interacción más fecunda.

 

Este esfuerzo debe entonces, mostrar su efectividad ante la diversidad existente en las percepciones y vivencias de la realidad en la variedad de contextos en los que se desarrolla la vida de cada grupo humano. Finalmente, esto es lo que define su cultura, como fenómeno que marca a los integrantes de cada comunidad. Para completar una visión local se incluye la coyuntura del momento.   

 

Con esto en mente, percibimos la oportunidad que debemos crear, para comunicarnos, convivir e interactuar armónicamente con el resto de los cohabitantes en el planeta y compartir la riqueza que todo esto conlleva como resultado, cuando se infunde ánimo para que la interacción se fundamente en la confianza, y ésta se concrete en colaboración, que enriquezca y agilice la acción, y evite que ésta se realice de forma aislada o con una actitud de rechazo a un criterio ético, porque proviene de principios desconocidos o no aceptados. Esto representa un obstáculo al impulso del propósito implícito de una prosperidad incluyente.   

 

Estamos convencidos de que requerimos de principios realmente universales, que consideren la dimensión de la importancia de las diferencias culturales y coyunturales, con las que cada grupo humano percibe e interprete la realidad común y local, que puede diferir claramente en las diversas regiones del globo, y a pesar de ello, se debe encontrar la forma de interactuar con todos para beneficio de todos.  

 

Para contribuir desde nuestro país a los fines de la promoción en la implementación de una ética global, se funda en México la iniciativa de “GlobalEthik”, con el apoyo y en colaboración del WZGE, para desarrollar las actividades propias de una institución de esta índole, que incluyen un “Think Tank” y el acompañamiento de las estructuras y acciones que requiere la encomienda que asumimos. Incluye, sobre todo y además, la formación de líderes, la capacitación en el diálogo constructivo, el trabajo en equipo y la investigación. También se propone la realización de seminarios, de talleres, diálogos constructivos, conferencias y trabajo de grupo, para llevar la ética a la práctica de equipos, con la aplicación directa en las empresas y las instituciones políticas, sociales, etc.  De esta forma se llega a la elaboración de códigos de ética y de conducta con principios aceptados, que apoyen su ejercicio y la creación de certeza intelectual y espiritual, que se transfiera a la creación de la confianza individual y colectiva, como elemento prioritario y como valor central en la vida, junto con el sentido que genera una interacción de fuerza vital.  Es parte fundamental del propósito de GlobalEthik, la habilidad de generar confianza para darle mayor capacidad de participación y formación a un futuro que de mayor sentido al desenvolvimiento de la historia.

 

Esperamos que en “GlobalEthik podamos encontrar respuesta a las inquietudes y a los problemas que ahora enfrentamos y los que seguramente vendrán. Se tendrá que obtener una panorámica del futuro, que incluya el beneficio de servir como estrategia, a la sostenibilidad en el desarrollo de la sociedad, la vigencia de la visión correspondiente al momento y la adquisición de las competencias pertinentes para realizar las acciones necesarias en beneficio del bien común.

agosto de 2020

 

 

Luis Manuel de la Peña Stettner

Representante del WZGE en México